Nuevo curso de Amalia Sato en Septiembre

 JAPÓN POR TEMAS. JAPÓN MANDALA II

Coordinador: Amalia Sato

Cuatro encuentros de dos horas para tomar a Japón como una factoría de recursos inesperados, para agregar nuevos conceptos a nuestro modo de considerar el mundo para activar nuestras tramas culturales con otros nombres y datos. Estética, gestos, etiquetas, rastros. Lecturas, imágenes y fuentes para compartir.Japón desde Enjambre, en lengua española, traducido y posible. La misteriosa Pestaña del Mundo que ilusionaba a los portugueses, como disparadora de indagaciones para las que la única autorización es el deseo. La marcha del flaneur iniciada con sandalias nuevas en tiempo presente.

Comienzo: Lunes 07 de Septiembre
Duración: 4 encuentros.
Los cuatro lunes de septiembre de 19 a 21hs.
_
Espacio EnjambreFrancisco Acuña de Figueroa 1656 A
Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
2075.0934
info@centroenjambre.com.ar centroenjambre@gmail.com
Anuncios

Mi historia con el Kamishibai

Por Amalia Sato

Había una caja en mi familia, la usábamos para narrar las historias de láminas originales japonesas. En los cumpleaños algunas amigas me la pedían para animar las reuniones, siempre despertando curiosidad. Recuerdo funciones públicas en el Jardín japonés, en el espacio Giesso con las chicas de Zapatos Rojos en una deliciosa velada japonesa. Pero el boom vino en 2006, cuando gracias a una invitación de Lidia Blanco y el Centro Cultural de España se hizo un ciclo en la calle Paraná. Fue fundamental el trabajo del grupo inicial de artistas que se entusiasmaron y lograron transmitir su alegría, dibujando y redactando historias especialmente pensadas para el formato Kamishibai. Encontramos también carpinteros artesanos que reprodujeron la caja exactamente con sus puertas y la aleta superior que da profundidad. Creo que ya están circulando más de 60 cajas, a las que les hemos perdido la pista. Todo creciendo como una mancha de aceite o de tinta china en expansión constante.

El público es siempre una sorpresa, mientras en Japón era un teatro destinado a los niños, vemos que muchas veces son aquí los adultos los que se entregan al encanto del relato y el deslizarse de las láminas. Creo que es la conjunción del dibujo con el relato oral, un género que hasta se empleaba en la prédica religiosa en Japón, lo que fascina al público, que debe concentrar su vista en un escenario tan especial. Los talleres de Kamishibai que desarrollan los amigos, ver instalada la palabra con tanta naturalidad (como sushi, ikebana y tantos etc.), y sobre todo comprobar cómo el objeto caja genera tanto deseo deben considerarse un fenómeno en nuestro medio cultural, siempre ávido de novedades y de experimentaciones.

 

Nota publicada en el diario Página 12 / Las 12 (9 de Diciembre 2011)

link nota

Andrea Iriart de La caja encantada. Testimonio de una teatrista de La Plata

La caja encantada
Un pequeño teatro

El relato, las formas del relato, el encanto de la escucha, tiene su origen allá lejos, más lejos que nuestras infancias, más allá de la escritura y otras representaciones. Nace con la voz. Se narraba. Luego la voz fue adquiriendo representación valiéndose del cuerpo, las imágenes y fue complejizándose hasta el montaje de un escenario, asistimos al origen del teatro.
Somos escenógrafas y por allí andábamos cuando nos propusimos construir este pequeño teatro. Nuestro deseo radicaba, si es que el deseo puede radicar en algún lugar, en construir una caja escénica, nuestro propio teatro, con posibilidad de representar obras y más pretensiosas aún cuando decidimos que fuese, portátil.
Indagar en la historia de estos formatos fue una tarea que nos ocupó unos meses previos a la realización y con placer buscamos estas manifestaciones en diferentes partes del mundo, Toy theatre, Pollocks, Kindertheatre, papiertheatre, imageries, claro que solo a través de libros o visitas virtuales.
Entre tantos nombres aparece el Kamishibai, teatro de papel japonés, y !aparece en buena hora con funciones! Podíamos asistir y ver por primera vez un teatro de papel! Viajamos a Capital Federal, más precisamente a Espacio Ecléctico y nos maravillamos como niñas del siglo pasado.
Láminas, varillas, puertas y telones echaron a rodar sobre la mesa de trabajo y pronto tuvimos nuestro teatro. Desde entonces, en un garage, un galpón, una sala, una esquina, hay funciones. La caja teatral que realizamos es una versión libre de formatos preexistentes, una variante. Amalia Sato diría “prima lejana” del kamishibai y a nosotras nos gusta alentar esa vecindad de las formas.

Tokonoma 12 en Las 12

Tokonoma-tapa

El auténtico jardín japonés

Por Liliana Viola
Tokonoma 12
Series Tokonoma
Amalia Sato (editora)
107 páginas

Apareció el número 12 de Tokonoma, una revista anual, un libro, o mejor dicho un ambiente especial, con piso apenas sobrelevado, que deberá hallarse en una de las habitaciones de las casas japonesas, recinto donde ocurra algo.
Este habitáculo, ornamento y divulgación es abierto al público una vez al año por su anfitriona, Amalia Sato, editora, traductora y licenciada en Letras que siempre aporta, además, algún artículo relacionado con la cultura japonesa. Esta vez, por ejemplo, ofrece un panorama sobre el Kamishibai, el teatro de papel, una forma de arte teatral callejero, propio de la década del ‘30. De pronto, por hábil asociación, deambulan por allí personajes irremediablemente extraños y atractivos, como los narradores, oradores, explicadores de películas mudas. Oficio que continúa y que resulta irreal. Seguramente sea verdad aquello que una y otra vez aparece como comentario o digresión en Tokonoma, y entonces Japón sea una invención occidental, armada por unos pocos y seguida por una mayoría esperanzada sedienta de aventura. Lo cierto es que en las páginas de esta revista literaria pueden hallarse reunidos trabajos en proceso de construcción con un ensayo sobre cine, como el que en este número Mario Levin hace de las obras de Ozu y de Sokurov, poemas –Francisco Garamona, Mercedes Roffé, y María Lucía Verdi–, también anécdotas homenajes como el del encuentro entre Gombrowicz y Jorge Di Paola, y un recuperado diario de un viaje a Tokio que emprendieron como dos locos Guillermo Quartucci con una amiga en los tardíos años ‘70, para regresar y encontrarse con la dictadura argentina.
Dan más encanto aún a la serie el cuento sugestivo de Anna Kazumi Stahl y el interesante artículo “Tokio como software”, sobre una segunda vida que ofrece Internet desde Japón, por Rafael Cippolini.
Museos, ferias americanas, suelen despertar en el buscador occidental esta adrenalina por encontrar algo mágico que llevarse, que nunca se sabe muy bien qué será. Eso pasa con Tokonoma, ya desde la tapa diseñada por Alejandro Ros. Tal vez en el próximo número sabremos cuál es el equivalente a esta magia en las calles de Japón.
¿Será aquí, en Tokonoma, donde las alucinaciones de Occidente se aquieten y dejen un mejor paso a la verdad? Quién lo sabe.

Publicado en el suplemento Las 12 de Página 12, el viernes 8 de febrero.

La cultura Etoki

Láminas

Una vinculación remota se dispara hasta el siglo XII, cuando para propagar lecciones morales, los monjes apelaban a la narración de historias sobre rollos ilustrados (emaki) que iban desplegando ante las audiencias sobrecogidas de terror ante las imágenes del infierno.
Esta práctica entra en lo que se clasifica en Japón como cultura etoki: la narración de historias simultáneamente con la exhibición de ilustraciones.

Amalia Sato. Teatro de papel, Kamishibai. 7 enlaces para la caja escenario. (Tokonoma 12)

Blog de la Revista Tokonoma

Kamishibai en Tokonoma

tokonoma

¿Información sobre la cultura del kamishibai?
Acaba de publicarse el número 12 de la revista Tokonoma con el imprescindible texto
Kamishibai. Teatro de Papel. Siete enlaces para la caja escenario,
de Amalia Sato.
Además, textos de Anna Kazumi Stahl (Ryuichi-Historia de un yoshi), Francisco Garamona (La próxima nevada), Mercedes Roffé (Las linternas flotantes), Alejandro Sosa Días (Variaciones sobre C. E. Feiling), Sergio Pángaro (El Elesiastés interpretado), Daniel Durand (Poemas), Guillermo Quertucci (Diario de viaje por Japón), Raúl Escari (Dipi y Gombrowicz), Jorge Di Paola Levín (Películas y Gérmenes), Rafael Cippolini (Tokio como software), Mario Levín (Ozu y Sokurov) y María Lucía Verdi (Poemas).
Se consigue en las siguientes librerías
Gandhi, Norte, Del Mármol, Prometeo, Guadalquivir, Paidós, de la Mancha,
La Barca, La cita y en la Fundación Proa y Belleza y Felicidad.